Discriminación y maltrato en los colegios

La Discriminación se ha abordado de manera especial desde la Superintendencia, si bien la

Ley de Inclusión está en el vocabulario de la escuela y ese solo hecho marca un impacto a

nivel cultural, todavía resta un largo camino por recorrer y que, por esa razón, requiere de

un periodo más amplio en materia de plazos. A nivel de escuela esta asimilación necesita de

un trabajo sistemático para enfrentar salas de clases que hoy son más diversas y

multiculturales. En ese camino, la Superintendencia ha desarrollado una línea de promoción

en materia de resguardo de derechos y deberes educacionales, que apunta al desarrollo de

comunidades más inclusivas y promotoras del buen trato, para erradicar estas prácticas. En

esta tarea, en la que están muchos directores y profesores, estamos trabajando con los

establecimientos en capacitación y resolución de conflictos, junto, por cierto, a la aplicación

de la normativa.

Para la Directora Regional Metropolitana, el maltrato sigue ocupando el primer lugar del

total de denuncias que nos llegan a la Superintendencia de Educación. No obstante, en las

cifras influye una mayor conciencia de la comunidad escolar, pues situaciones que antes

estaban naturalizadas, hoy no lo están y, por lo tanto, hay una mayor disposición a

denunciar. De hecho, el maltrato –tanto psicológico como físico entre estudiantes- aparece

con las cifras más altas. Esto quiere decir que las familias de hoy están colocando un Stop

muy claro no solo ante los golpes, sino que también frente a las descalificaciones, burlas,

hostigamientos, ridiculizaciones y apodos que afectan la dignidad de los niños y niñas. Son

cifras que nos preocupan, porque estas prácticas tienen un alto impacto en la vida

emocional, psicológica, social y académica de los estudiantes, por lo que nuestro accionar

está enfocado a la capacitación y aplicación de la normativa, para lograr escuelas con

ambientes de respeto y buen trato, a través de jornadas de orientación, difusión de

información vía página web, redes sociales, folletería, e instancias de mediación para la

solución de los conflictos.

Fuente : Superintendencia de Educación.

Comparte
Tweet about this on TwitterShare on FacebookPrint this pageEmail this to someoneShare on Google+